Mi oreja, la vi pasar corriendo

Policía Nacional, dígame.

Verá, les llamo sobre la muchacha, la del parque, lo he escuchado en la radio…

¿Puede aportar alguna información al respecto?

Efectivamente, sí. La vi pasar, corriendo, por la calle. Iba muy rápido, tal vez escapando de alguien. Aunque vestía con pantalón corto, zapatillas rosas, de esas de moda -supinador o pronador, no lo tengo claro- y camiseta de manga corta y color indescriptible. Y también llevaba puestos unos cascos, azules. Ahora que lo pienso, quizás sólo corría por afición, una enferma del running

¿Dónde y a qué hora la vio usted?

Dónde, en la calle, ya se lo he dicho. La hora, no lo sé, era de día. A pesar de las nubes y la falta de luz habitual de esta época, estaba despierto. Así que deduzco que era de día… En todo caso, todo esto es irrelevante. Lo importante es lo que pasó después.

La seguí. No fue fácil, ya le he dicho que iba muy rápido. Le gritaba para que parase, pero no me hacía caso, no me oía supongo. Corrí un buen rato tras ella. Por momentos, mi corazón me rebotaba en el pecho como si fuera a escaparse, corriendo también, o a saltos. La verdad, no estoy en buena forma… Por suerte, cuando estaba a punto de rendirme, ella se detuvo. Apoyaba las manos en las rodillas, jadeando con fuerza.

Después, recuperé mi oreja.

¿Cómo dice?

Sí, mi oreja. Por eso les llamaba. Al principio, se lo pedí amablemente. Bueno, lo intenté. Me costaba horrores hablar, me faltaba la respiración y mi corazón seguía latiendo a un ritmo tal que apenas podía articular palabra. Aquel pum-pum-pum me ahogaba, a mí y al sonido de mi propia voz.

Ella me miraba raro, diría que con una mezcla de desconfianza y extrañeza. Ya con más aire, insistí, aunque agarrándola del brazo con firmeza para que no echase a correr, no podría repetir la carrera. Mi corazón… Y se lo dije. Debía devolverme mi oreja.

Tras tantos años viviendo con ella, apoyándola sobre la almohada, acercándole el móvil, limpiándole la cera, viéndola en el espejo al afeitarme, en los selfies… Mi oreja, la vi pasar corriendo, pero era la mía, sin ninguna duda, la derecha. No podía dejarla escapar.

Para eso les llamaba. La oreja que tal vez le falte a la muchacha del parque, la tengo yo.

Está usted como un cencerro. ¿Se trata de una broma?

La verdad, no es la primera vez que me lo dicen.

Share

Comentarios sobre “Adiós al crecimiento”

El libro “Adiós al crecimiento”, escrito a 6 manos por Jean Gadrey, Florent Marcellesi y Borja Barragué, plantea una tesis sencilla: El crecimiento económico (del Producto Interior Bruto o PIB) ha sido comunmente aceptado como la solución universal a todos los problemas, pero en realidad es parte del problema, no de la solución.

Concuerdo con la tesis. El crecimiento del PIB ha sido una religión a la que se ha pretendido convertirnos. Ha prevalecido como el indicador más relevante en cualquier noticiario televisivo. Más PIB, mejor, se repite y se da por supuesto. Sin embargo, el PIB no mide el bienestar de una sociedad, es evidente, es un indicador monetario. El tamaño de la tarta puede crecer, y la tarta repartirse de forma desigual, o cocinarse con ingredientes perjudiciales… Más PIB no es mejor ni peor, es más PIB.

Necesitamos nuevos indicadores. Y aquí llega una primera desazón. El indicador estrella de Naciones Unidas, el IDH o Índice de Desarrollo Humano, muestra una altísima correlación con el PIB per cápita por países.  ¿Tesis desmontada nada más empezar?

Todavía no. En salud y educación, a partir de cierto umbral (bajo) de PIB, desaparece la correlación. Según el libro, por encima de 1/3 y 2/3 del PIB per cápita de España, pueden alcanzarse los mismos resultados sin mayor riqueza económica. Es decir, el PIB per cápita influye en el bienestar, pero sólo parcialmente, sólo hasta superar un determinado umbral.

Superada narrativamente esta aparente contradicción, llega la sorpresa, el capítulo “El crecimiento verde, utopía cientificista”. ¿¡Cómo!? Parece que las 6 manos no se pusieran de acuerdo. El capítulo resulta, a mi entender, incoherente con respecto al resto del libro. No soy capaz de encajar las críticas a la economía verde y la “tecnociencia”. Mejor o peor explicado, este capítulo parece un retal encajado sin armonía en un libro ya de por sí complejo de comunicar. Emborrona el mensaje, confunde al lector. La sociedad post-crecimiento se apoya también en la evolución necesaria de la técnica, de la tecnología.

De vuelta al redil, secundo: “ante este panorama de desigualdad estructural, se puede, sin crecimiento económico, mejorar mucho la vida de las familias de bajo poder adquisitivo, mediante la redistribución de los ingresos”. Por supuesto, opino, el problema no es tanto de recursos, sino de reparto. La escasez es en parte una invención para justificar y sostener la creciente desigualdad.

Y avanzamos hacia el concepto de productividad, perjudicado en una sociedad post-crecimiento, ya que según reza: “en los próximos decenios habrá que movilizar mucho trabajo, para producir, sin progresión global de las cantidades (sin crecimiento), bienes y servicios “limpios” y verdes”. Y de nuevo, apoyo la tesis de la necesidad de producir mejor, que no más (unidades). La importancia de lo cualitativo, frente a lo cuantitativo, en términos sociales y ecológicos.

El Planeta es finito, lo sabemos aunque no queramos asumirlo, porque supondría reconocer una culpa y un futuro castigo. Tal y como afirma el libro: “sobredesarrollo en el Norte y subdesarrollo en el Sur son dos caras de la misma moneda. [...] es simplemente imposible, ecológicamente hablando, que el Sur pueda seguir y alcanzar algún día un modelo y nivel de desarrollo equivalente al del Norte”. Somos en parte culpables de la situación en el Sur, y  debemos asumir que, el modelo actual, es simplemente insostenible. Debemos cambiar.

Finalizo con la aseveración realizada cada vez por los activistas políticos ecologistas, al referir la crisis. La crisis es triple: financiera, social y ecológica. Y como reza el libro: “El gran cambio de dirección [...] implica una economía al servicio de una sociedad sostenible en todos los planos: ecológico, social, financiero y económico, pero también democrático

En resumen, el libro me ha resultado útil, clarificador con respecto a mis propias convicciones, aunque difícil de seguir en ocasiones, como hecho de retales, sacrificando consistencia tal vez por el hecho de haber sido escrito por 3 autores.

El futuro está por construír. Tenemos la convición de que no será, por imposible, como el presente; y la esperanza, por necesaria, de que seamos capaces de encontrar un camino compatible con nuestra sociedad.

Share

Obligación, según el hijo de la ex de Pujol

¿Qué es “hacer lo correcto”? Algunos dirán que es subjetivo, dependiente del contexto. Yo afirmo que, casi siempre, “hacer lo correcto” es una decisión objetiva y evidente. Lo hacemos o no, elegimos entre “lo correcto” o cualquier alternativa, dependiendo de nuestra ética personal y valentía.

“Mi hijo me dice que hable, que es un delicuente y es mi obligación… que nos ha robado a todos los catalanes”

El texto es de un SMS de Victoria Álvarez, la ex del primogénico de Jordi Pujol, el correo familiar de maletas con dinero negro hacia Andorra y el más allá fiscal.

En respuesta a Jorge Moragas, jefe de gabinete de Rajoy y del PP, Victoria citaba a su hijo. “Es mi obligación…” le decía. Y ella se dejaba seducir, tal vez, por los intereses de España y los halagos del popular Moragas a su acción, digna de un monumento.

Probablemente, antes de declarar ante la policía y denunciar públicamente la corrupción del clan Pujol, mafiosos envueltos en capa de súper héroes del catalanismo, herededores de los prohombres que trajeron la democracia; Victoria, sopesaba las consecuencias de enfrentarse al poder y sus acólitos, estómagos agradecidos.

Las alcantarillas de un legado de años de dictadura y la naturaleza del ser humano, pragmático instinto de supervivencia, enfrentadas a la opinión de un hijo cualquiera, capaz de recordarle a la actriz de esta película de serie B, cuál era su obligación.

Tal vez sean los hijos los únicos capaces de gritar aquello de que el rey está desnudo. Los que dispongan de ética personal y valentía, por favor, den un paso al frente. El Estado nos ha mentido durante 35 años, y cada SMS privado expuesto a la luz, evidencia más lo oscuro e intrincado de sus catacumbas.

Share

Equo: fácil de vender, difícil de comprar

Como afiliado, repartidor callejero de pasquines durante la campaña, y pesado oficial en reuniones de todo tipo sobre las bondades de Equo, puedo afirmar que Equo es un partido “fácil de vender, pero difícil de comprar”.

“Fácil de vender”, en el sentido de lo sencillo que resulta explicar la idoneidad de propuestas como la transición ecológica de la economía, aparentemente ideal, en un momento con un nivel de desempleo desbocado y peligro de colapso medioambiental. Crear empleo y luchar contra el cambio climático. ¿Quién no querría vender un producto así?

Sólo hay un problema. Una transacción de compra-venta requiere 2 partes de acuerdo, el vendedor y el comprador.  La honestidad y convencimiento del vendedor sobre las ventajas de su oferta es algo necesario, pero no suficiente.

Equo es un partido “difícil de comprar”. La ecología política se sostiene sobre una lógica antiproductivista, alejada del objetivo de crecimiento económico como verdad absoluta. Más allá de lo antinatural que pudiera resultar esto para la mayoría, el problema inherente es que asumir la ecología política obliga a una evolución en el comprador. Es más, le exige un acto de constricción: asumir su corresponsabilidad en la situación actual para cambiar su modo de vida.

“Más empleo y menos contaminación” es un lema con el que es fácil alinearse, pero no tan sencillo practicar: la bici exige más esfuerzo físico, la comida ecológica es más cara, separar basura ocupa espacio con múltiples bolsas en la cocina y los contenedores están lejos…

Son ejemplos banales, ridículos … y sin embargo cotidianos. Pequeños esfuerzos que contradicen el ideal de la sociedad actual: convenience. Inmediato, sin esfuerzo, gratis.

¿Cuántas personas son capaces de abandonar su zona de confort, y asumir su parte de culpa para iniciar el cambio sin que algo o alguien les fuerce a ello?

Si entendemos nuestra propia naturaleza, debemos asumir que en Equo somos y seremos un partido difícil de comprar. Y haciéndolo, tal vez podamos cambiar nuestra comunicación, para seducir a aquellos que además de simpatizar con la ecología política, se atrevan a evolucionar antes que el cambio climático o la desigualdad social les obligue a ello.

Share

Olvidado Rey Gudú

He leído un solo libro de Ana María Matute, hace muchos años: “Olvidado Rey Gudú”.

Fue un regalo de cumpleaños. Parecía un libro de aventuras para adolescentes, aunque yo ya no lo era del todo. Y era muy extenso, más de 800 páginas, demasiadas. Su encuadernación de lujo, sin duda motivada por tratarse de un regalo, parecía condenarlo a decorar graciosamente alguna estantería. Nada jugaba a su favor… Y sin embargo, lo leí, al completo, en parte por la obsesión de no dejar demasiadas cosas a medias. Y me marcó.

Durante un tiempo fue una especie de referencia existencial. Relataba de forma extraordinaria, o así ha quedado en mi recuerdo, como las personas evitamos sentir, a veces, para no sufrir sintiendo. Y como esa reacción de auto defensa tras algún pretendido agravio, esa coraza auto impuesta, algo aparentemente lícito, puede conducir a la infelicidad y al olvido.

Share

Notas sobre iniciativa “Santiago concello transparente”

Título e descripción: “Santiago concello transparente: contas á vista de todas”. Iniciativa para dotar de transparencia ás contas do Concello de Santiago.

Obxectivo: Fundamentar unha proposta programática para as eleccións municipais, idealmente en colaboración con outras forzas políticas e grupos cidadáns.

Susceptibles de ser transparentados:

  • Orzamento anual, con triple clasificación económica (en que), funcional (para que) e orgánica (por parte de quen).  A previsión de gasto, informa sobre as intencións de gasto.
  • Execución orzamentaria, perioricidade trimestral, ao mismo nivel de detalle que o orzamento anual. A realidade da aplicación de gasto, informa do cumplimento ou incumplimento do orzamento.
  • Libros maiores e menores de contabilidade. De escaso valor analítico.
  • Adxudicacións e facturas. Proveedores do concello, quen fai que e por canto.
  • Calendario de pagos a proveedores. Cumprimento ou incumprimento de prazos de pago.

Referencias (proporcionadas por Félix Ontañón):

  • Xixón, triple clasificación a nivel de concepto e múltiples formatos de descarga.
  • Gavá, como Xixón e ferramenta de visualizacións.
  • Zaragoza, referencia principal de open data para execución orzamentaria.

Movementos cidadáns relacionados:

Agradecementos: Fundación Civio, Félix Ontañón, Observatorio Ciudadano Municipal

Share

Motivos de sobra

En la cola del súper, con mis 4 cosas de compra de última hora, me ha tocado esperar. Delante de mí, una madre, su hija y el abuelo de 80 años con audífono. El abuelo sujetaba a la niña, con diversidad funcional, para que no se cayera. Han tardado, mucho, porque el abuelo no estaba muy ágil ni escuchaba bien, y la madre no tenía manos para todo: pagar la compra, sujetar la niña, explicarle al abuelo… Han dividido su compra en dos. La madre ha pagado un parte, el abuelo otra, pero todo ha ido a la misma bolsa.

Al salir, en la puerta del súper, una mujer joven, menor de 30 por su aspecto, sostenía un cartel de cartón escrito a mano con fotos de sus gémelas. Decía algo de “darles una vida mejor”.

A los 100 metros, un chico, de veintitantos supongo, vociferaba por su móvil mientras daba vueltas sobre si mismo sobre un trozo de acera. “Yo trabajar trabajaría por 1 € si fuera necesario, pero mi dignidad…”

No conozco sus historias, la de la madre, su hija y el abuelo con audífono; la de mujer joven y sus gemelas; la del chico vociferando al móvil… Las imagino, e intento recordar desde cuando sucede esto. A lo mejor ha sido siempre así, esas personas siempre han estado ahí y nunca las he visto, al menos en tan corto espacio y tiempo.

¿Por qué la gente se “mete en política” en lugar de ayudar a personas como estas? Tal vez porque es lo mismo, o porque se puede hacer una cosa y la otra; o porque  creen que en lugar de ayudar una a una, lo realmente necesario es cambiar la situación para evitarlo, en la medida de lo posible. No lo sé.

Indignarse es fácil, criticar es sencillo. Llevamos toda la vida haciéndolo. A una vecina, a un árbitro, a un equipo de fútbol… Tenemos tanta práctica… Ir a un bar, criticar algo o a alguien, acabarse la cerveza o el café, e irnos a casa. Mañana será otro día.

Construir, colaborar, eso es mucho más complicado. Requiere sacrificar algunas ideas propias,  pensar de forma diferente a cómo pensábamos. A veces implica relacionarse con gente hasta entonces desconocida, con la que no quedabas en el bar para tomar un café o una cerveza. Nos roba tiempo antes dedicado a otras cosas y a otras personas.

Cambiar las cosas es posible. Ha ocurrido ya, ocurre continuamente. Podemos leerlo en libros de historia, ver fotos de décadas atrás, o la peli de turno. Con el tiempo, todo muda, evoluciona. Pero nunca sucede nada por sí solo, siempre hay personas involucradas, las que pasan a la historia y las que no, anónimas.

Las cosas, el mundo, evoluciona porque algunas personas se esfuerzan por ello. Hay múltiples formas. Cómo consumimos, cómo ahorramos, de qué hablamos con los amigos, a quién votamos…

Las encuestas hablan de una abstención histórica el 25-M, el 60% del censo en España ni siquiera iría a votar. No hablamos de sacrificar tiempo y dinero, sino de ir a votar, sin más. Tal vez estemos todos ciegos, como en aquel libro de Saramago. Tal vez estemos todos ciegos y ni siquiera lo sepamos, porque sólo vemos lo que queremos ver.

Hay motivos de sobra para movilizarse, para sacrificar tiempo y dinero, para ser pesado en las comidas familiares y con los amigos, para lucir camisetas de partidos políticos o movimientos sociales, para hablar subido a una silla, para botar un balón y llamar así la atención de los viandantes, para repartir papelitos con mensaje en las plazas… Hay motivos de sobra para todo lo que pueda hacernos recuperar la vista. Y también, hay motivos de sobra para votar.

Share

Por fin, un partido fácil de botar!

Pois si, segundo a enquisa do CIS, hai un montón de xente que non save a quen botar, e outro vo montón que directamente nin responde á pregunta… Botar está difícil!

45% de avstención nas eleccións europeas de 2004 e 2009… Por que? Todos os partidos políticos son iguais, todos os políticos son uns mentiráns, Europa non sirbe para nada… Botar está difícil!

Porén, por fin teremos un partido fácil de botar! Si, si, les ven. O direi de nobo, por fin teremos un partido fácil de botar! E máis ainda, poderedes votar sen límite: tarifa plana, varra libre, free as in free veer, eat as much as you want…

basket_equo3

Ven ao pabillón connosco e #botaEquo!

Outros partidos políticos reserban pabillóns para facer mitines orientados a forofos axitando vanderiñas e aplaudindo as consignas resavidas do “líder” (ou “lideresa”) sorrinte de turno…

Nós reserbamos pabillóns durante campaña electoral… para xogar ao vasquet! ou valoncesto se preferides. Votar a pelota, tirar, revotear… Esas cousas :-)

Facémoste dúas promesas:

chapas Equo

1) Non te daremos a chapa! Mais poderedes lebar algunha posta, ou ven entrando a canasta, ou ven a camvio dunha pequena doazón para a campaña :-)

2) Adicaremos 2 minutos a coñecer Equo, e o resto do tempo a xogar. Equo é un partido fácil de botar, con 2 minutos chega e sovra. Cando se coñece, gusta.

E para o final, o mellor, onde e cando “o partido fácil de botar”:

  • Teo, pabillón de Ramallosa, luns 12 das 8 ás 10 da noite.
  • Ames, pabillón de Bertamiráns, xoves 15 das 8 ás 10 da noite.

#botaEquo!balón_Equo

PD: s/b/v se queres ler este mesmo post doutro xeito ;-)

Share

Comentario sobre “Martes Negro”. Hacia dónde: Economía verde.

El televisivo economista José Carlos Díez (@josecdiez) ha publicado un post titulado “Martes Negro”, donde crítica la grave situación de la economía española, en base a los resultados de la Encuenta de Población Activa (EPA, 1ºT 2014).

Además de dejar un comentario en su blog, me gustaría extenderme algo más con 2 puntualizaciones de un no-economista:

1. “[...] el abismo en el que nos ha metido Mariano Rajoy”

Empecemos presumiendo de memoria de más de 24 meses. En el abismo nos han metido PSOE + PP, ambos. Lo han hecho con mucha corrupción institucional, e inversiones en mega infraestructuras sobredimensionadas o innecesarias.

2.  “[...] lo primero es poner a la economía a crecer en una senda sostenible”

Las recetas económicas de PP y PSOE se parecen, mucho:

  • El PP apuesta por mucha austeridad para reducir el déficit, ganando competitividad gracias a la devaluación salarial y precarización social. Si cobramos menos y vivimos peor, venderemos más.
  • El PSOE apuesta por bastante austeridad, lo mismo pero con menor precarización social. Mismo veneno, pero en menor dosis, gracias a mayor inversión pública.

Un hipotético nuevo “Plan E” y sus aceras remozadas no sirvieron ni servirán. Tampoco la obra pública de mega infraestructuras o viviendas, nos sobran las actuales. Yo digo sí a crecer de forma sostenible a través de inversión pública, pero ¿hacia dónde? ¿cómo?

Parte de la solución está en la economía verde, o transición ecológica de la economía, capaz de dar una respuesta compatible con la sosteniblidad económica, social y medioambiental.

La inversión pública bajo las directrices del Green New Deal”, reduciría nuestra dependencia energética, apostando por sectores de elevada creación de empleo: energías renovables, rehabilitación energética de edificios, gestión de residuos, transporte y agricultura ecológica.

Europa puede volver a ser una referencia. Más pronto que tarde, tanto China como USA tendrán que reducir sus emisiones y apostar por un crecimiento económico compatible con el medio ambiente. Europa está en la posición idónea para liderar la transición ecológica de la economía mundial.

Share

Notas previas mesa redonda Energía (22/abril)

Nota previas a la mesa redonda sobre Energía que moderaré en A Coruña, dentro de la jornada “Día da Terra e Primavera Europea” organizada por Equo Galicia.

Tema: Una política energética común para Europa.

Cuestiones a tratar: ¿Existe una política energética común europea? ¿Todavía podemos evitar el cambio climático? ¿Cómo nos afecta el conflicto Rusia-Ucrania? ¿Qué es el “peak oil”? ¿Es el autoconsumo energético una opción real? ¿Por qué la reforma energética implica una subida del 35% en el recibo de la basura? 

1609814_10202072326515997_4518141854028696586_n

Distribución de tiempos:

  • [0-45'] 10 minutos de exposición inicial por cada uno de las participantes en la mesa.
  • [46'-70'] Debate y matices entre participantes en la mesa.
  • [71'-90'] Preguntas y debates con el público asistente.

Orientación de la exposición inicial:

Share