Los 7 del patíbulo, la doble ex y La Urna Rota

7 ex-concejales del PP, condenados en primera instancia por prevaricación, han sido absueltos por la audiencia provincial. Habían aprobado el pago, con fondos públicos, de la defensa legal a otro concejal del PP imputado por tráfico de influencia, soborno y falsedad documental. Al primer juez le parecía delito, la instancia superior ha desautorizado su veredicto. Tal vez no sea delito, pero pagar con dinero de todos el abogado de un presunto corrupto, imputado en la operación Pokémon, es inaceptable.

La ex-concejal del PP en Santiago de Compostela y ex-portavoz del PP en el Parlamento de Galicia también ha recibido una noticia favorable: la fiscalía no aprecia delito de fraude ni tráfico de influencias. En una conversación telefónica publicada en prensa, se jactaba de inflar en 3.000 € un contrato para un empresario, también imputado en la operación Pokémon. De nuevo, podrá ser o no ser delito, aún falta que la sala se pronuncie sobre el informe del fiscal, pero es inaceptable.

Ahora exigen que se les pida perdón. Confunden responsabilidades penales con responsabilidades políticas. Intentan ocultar sus comportamientos con actos judiciales. Pagar la defensa de corruptos, o jactarse por teléfono de hinchar facturas, todo regado con fondos públicos, son actuaciones inaceptables en representantes electos, escandalosas. Deberían incapacitar a estas personas para optar de nuevo a gestionar fondos públicos.

¿Por qué la corrupción está tan arraigada en España? Algunas respuestas de “La urna rota”, el libro de Politikon:

“Es más sencillo establecer un acuerdo tácito de corrupción cuando el número de ojos que supervisan la tarea de los gobernantes es más reducido. Los controles y auditoría a que se ven sometidos los municipios pequeños y medianos son mucho menos exigentes que la atención que se presta a las cuentas de un ministerio”

“La evidencia empírica nos sugiere de forma clara que los sistemas donde los políticos electos tienen más libertad a la hora de contratar personal de forma arbitraria son aquellos donde más frecuente es la corrupción”

“la falta de tejido asociativo, de participación política en España, lleva aparejado un coste: básicamente, la falta de una fiscalización vertical”

Siniestro Total cantaba aquello de “la sociedad es la culpable, y a ti te encontré en la calle”. Sólo una sociedad movilizada y vigilante, participativa y corresponsabilizada en la gestión de la cosa pública, puede cambiar el sistema y los comportamientos de sus representantes electos.

¿Podemos cambiarlo a corto plazo? ¿Hay solución? También de “La urna rota”:

“El principal incentivo que un político tiene para mantener su honestidad es la posibilidad de perder las elecciones”

Si el PP vuelve a ganar las elecciones en Santiago de Compostela, la sociedad habrá emitido su veredicto: Carta blanca,  luz verde a otros 4 años de corrupción y vergüenza.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *