Archivo de la categoría: activismo

Todo cambio empieza por uno mismo

Hace 2 años escribía en este blog sobre los 3 héroes que cambiarán el mundo: votante, ciudadano y consumidor.

Todo cambio requiere esfuerzo. Para pasar de un estado en equilibrio A a un estado de equilibrio B, es necesario aplicar energía. No pain, no gain, rezaba un cartel de gimnasio al que iba. La fama cuesta, decía aquella instructora de Fama

Para aquellas personas que puedan sentirse motivadas con el ejemplo, porque todo es más fácil en compañía, comparto mis cambios como héroe consumidor, rutina y norma para mí desde hace 3 años.

  • Luz. La electricidad de casa la pagamos a la cooperativa de energías renovables Som Energía, igual que otras 22.000 socias.  “Apadrino” otros 4 contratos de familiares.
    • Coste extra: 100€ de participación como cooperativista, se recuperan si te vas.
    • Beneficios: Mismo precio, mejor servicio, 0 problemas. Mayor sostenibilidad social, económica y medioambiental.
  • Banca. Mi nómina, mi cuenta y mis tarjetas principales están en banca ética, Triodos.
  • Alimentación, supermercado. Un 30-40% de la compra mensual viene de una cooperativa de agricultura ecológia y comercio justo de Ourense, Daiquí.
    • Coste extra: Los productos ecológicos son algo más caros, dicen, aunque con una dieta sin carnes rojas, el coste de la cesta de la compra mensual baja.
    • Beneficio: Mayor sostenibilidad social y medioambiental. Productos cultivados a cientos y no miles de kilómetros. Mejor sabor. Pedido por internet, nos lo traen a casa.
  • Transporte. Uso mínimo del coche en el día a día. Cojo el bus o me doy un paseo de 2kms para ir a trabajar (en Zaragoza era usuario diario de BiZi y tranvía). A Vigo, Coruña y Pontevedra, en tren siempre que viajo solo.
    • Coste extra: Horarios restringidos por el transporte público.
    • Beneficio: Ahorro económico y menores emisiones CO2. Caminar es salud gratis.

Otras costumbres:

  • Beber agua del grifo, en casa y fuera. El agua embotellada ocasiona enormes costes medioambientales y económicos por su envasado y transporte. El agua es un bien común escaso, debemos cuidarlo.
  • Reducir al máximo el consumo de carnes rojas. La cría intensiva de ganado es extremedamente ineficiente, por sus requisitos de agua y terrenos para pasto. En casa no compramos ni cocinamos carnes rojas, sólo la consumimos fuera y de vez en cuando.
  • Subir y bajas por las escaleras, nada de ascensor. Vivimos en un cuarto. 4 pisos arriba y abajo un par de veces al día, implica ahorro energético, económico y vida saludable.

Cuando alguien se queja de la banca, le pregunto dónde guarda su dinero. Cuando lo hace de las eléctricas, a quién le paga la factura de la luz.

Menos palabras, más acción, mejores resultados. Todo cambio empieza por uno mismo.

Share

Notas sobre iniciativa “Santiago concello transparente”

Título e descripción: “Santiago concello transparente: contas á vista de todas”. Iniciativa para dotar de transparencia ás contas do Concello de Santiago.

Obxectivo: Fundamentar unha proposta programática para as eleccións municipais, idealmente en colaboración con outras forzas políticas e grupos cidadáns.

Susceptibles de ser transparentados:

  • Orzamento anual, con triple clasificación económica (en que), funcional (para que) e orgánica (por parte de quen).  A previsión de gasto, informa sobre as intencións de gasto.
  • Execución orzamentaria, perioricidade trimestral, ao mismo nivel de detalle que o orzamento anual. A realidade da aplicación de gasto, informa do cumplimento ou incumplimento do orzamento.
  • Libros maiores e menores de contabilidade. De escaso valor analítico.
  • Adxudicacións e facturas. Proveedores do concello, quen fai que e por canto.
  • Calendario de pagos a proveedores. Cumprimento ou incumprimento de prazos de pago.

Referencias (proporcionadas por Félix Ontañón):

  • Xixón, triple clasificación a nivel de concepto e múltiples formatos de descarga.
  • Gavá, como Xixón e ferramenta de visualizacións.
  • Zaragoza, referencia principal de open data para execución orzamentaria.

Movementos cidadáns relacionados:

Agradecementos: Fundación Civio, Félix Ontañón, Observatorio Ciudadano Municipal

Share

Motivos de sobra

En la cola del súper, con mis 4 cosas de compra de última hora, me ha tocado esperar. Delante de mí, una madre, su hija y el abuelo de 80 años con audífono. El abuelo sujetaba a la niña, con diversidad funcional, para que no se cayera. Han tardado, mucho, porque el abuelo no estaba muy ágil ni escuchaba bien, y la madre no tenía manos para todo: pagar la compra, sujetar la niña, explicarle al abuelo… Han dividido su compra en dos. La madre ha pagado un parte, el abuelo otra, pero todo ha ido a la misma bolsa.

Al salir, en la puerta del súper, una mujer joven, menor de 30 por su aspecto, sostenía un cartel de cartón escrito a mano con fotos de sus gémelas. Decía algo de “darles una vida mejor”.

A los 100 metros, un chico, de veintitantos supongo, vociferaba por su móvil mientras daba vueltas sobre si mismo sobre un trozo de acera. “Yo trabajar trabajaría por 1 € si fuera necesario, pero mi dignidad…”

No conozco sus historias, la de la madre, su hija y el abuelo con audífono; la de mujer joven y sus gemelas; la del chico vociferando al móvil… Las imagino, e intento recordar desde cuando sucede esto. A lo mejor ha sido siempre así, esas personas siempre han estado ahí y nunca las he visto, al menos en tan corto espacio y tiempo.

¿Por qué la gente se “mete en política” en lugar de ayudar a personas como estas? Tal vez porque es lo mismo, o porque se puede hacer una cosa y la otra; o porque  creen que en lugar de ayudar una a una, lo realmente necesario es cambiar la situación para evitarlo, en la medida de lo posible. No lo sé.

Indignarse es fácil, criticar es sencillo. Llevamos toda la vida haciéndolo. A una vecina, a un árbitro, a un equipo de fútbol… Tenemos tanta práctica… Ir a un bar, criticar algo o a alguien, acabarse la cerveza o el café, e irnos a casa. Mañana será otro día.

Construir, colaborar, eso es mucho más complicado. Requiere sacrificar algunas ideas propias,  pensar de forma diferente a cómo pensábamos. A veces implica relacionarse con gente hasta entonces desconocida, con la que no quedabas en el bar para tomar un café o una cerveza. Nos roba tiempo antes dedicado a otras cosas y a otras personas.

Cambiar las cosas es posible. Ha ocurrido ya, ocurre continuamente. Podemos leerlo en libros de historia, ver fotos de décadas atrás, o la peli de turno. Con el tiempo, todo muda, evoluciona. Pero nunca sucede nada por sí solo, siempre hay personas involucradas, las que pasan a la historia y las que no, anónimas.

Las cosas, el mundo, evoluciona porque algunas personas se esfuerzan por ello. Hay múltiples formas. Cómo consumimos, cómo ahorramos, de qué hablamos con los amigos, a quién votamos…

Las encuestas hablan de una abstención histórica el 25-M, el 60% del censo en España ni siquiera iría a votar. No hablamos de sacrificar tiempo y dinero, sino de ir a votar, sin más. Tal vez estemos todos ciegos, como en aquel libro de Saramago. Tal vez estemos todos ciegos y ni siquiera lo sepamos, porque sólo vemos lo que queremos ver.

Hay motivos de sobra para movilizarse, para sacrificar tiempo y dinero, para ser pesado en las comidas familiares y con los amigos, para lucir camisetas de partidos políticos o movimientos sociales, para hablar subido a una silla, para botar un balón y llamar así la atención de los viandantes, para repartir papelitos con mensaje en las plazas… Hay motivos de sobra para todo lo que pueda hacernos recuperar la vista. Y también, hay motivos de sobra para votar.

Share

Los 3 héroes que cambiarán el mundo

“Movie heroes” by 1Uplego

Una buena noticia: Cambiar el mundo es posible! La no tan buena es que requiere un esfuerzo individual e intransferible, nadie puede hacerlo por nosotros.

Cambiar el mundo es una tarea heroíca para la que estamos dotado de grandes poderes. Y todo enorme poder conlleva una enorme responsabilidad. El cambio empieza por uno mismo, aceptando la responsabilidad y asumiendo el papel de héroe.

Cada persona atesora en su interior 3 héroes complementarios para afrontar la titánica tarea de cambiar el mundo que nos rodea:

1. El héroe votante. El más conocido. Un héroe venido a menos, capaz de aupar o derrocar gobiernos a través de un acto tan nimio como la introducción de una papeleta en una urna, pero inherme a la hora de hacer cumplir las promesas y programas de aquellos por los que ha votado.

Más aún, el héroe votante es seducido a menudo por la llamada del “voto útil”, el cual limita su poder real. Y sus heroicidades son tan espaciadas en el tiempo, que a menudo se plantea la misma existencia y validez de su poder.

Con todo, es un héroe necesario para conservar la limitada democracia, la cual le otorga su poder durante quince días cada cuatro años, para arrebatárselo justo después.

2. El héroe ciudadano. Un “rara avis” en los últimos 30 años, ha renacido de sus cenizas al calor de fenómenos como el 15M, las preferentes, la crisis humanitaria de los deshaucios…

Según la wikipedia, “miembro de la comunidad organizada que le reconoce la cualidad para ser titular de los derechos y deberes propios de la ciudadanía, quedando obligado, como ciudadano, a hacer que se cumplan”.

Como ser social, el héroe ciudadano se relaciona y ejerce influencia sobre otros héroes de su misma clase para reinvidicar causas comunes. Asociado con otros, el héroe ciudadano se ha mostrado implacable a la hora de llegar a donde el votante no puede, haciendo valer el poder de las multitudes organizadas frente al de las élites.

3. El héroe consumidor. Tal vez el más desconocido, y a la vez el más poderoso por la actual influencia de los mercados sobre los gobiernos y sus gobernantes.

Con sus actos cotidianos, el héroe consumidor  puede  moldear un determinado modelo social, económico y medioambiental. El consumo de energía, telecomunicaciones, alimentos o servicios financieros determina en gran medida el mundo en el que vivimos. Basta con abrir los ojos y plantearse qué sociedad queremos para empezar a ejercer el papel de héroe consumidor.

Una vez conocidos y reconocidos los héroes que llevamos dentro, el siguiente paso es quitarnos el disfraz de apatía, lucir nuestro traje de héroe preferido y salir a pasear, correr o volar en busca de los villanos que nos impiden alcanzar el mundo que queremos.

Sé tu propio héroe, nadie va a hacerlo por ti.

Share