Todo cambio empieza por uno mismo

Hace 2 años escribía en este blog sobre los 3 héroes que cambiarán el mundo: votante, ciudadano y consumidor.

Todo cambio requiere esfuerzo. Para pasar de un estado en equilibrio A a un estado de equilibrio B, es necesario aplicar energía. No pain, no gain, rezaba un cartel de gimnasio al que iba. La fama cuesta, decía aquella instructora de Fama

Para aquellas personas que puedan sentirse motivadas con el ejemplo, porque todo es más fácil en compañía, comparto mis cambios como héroe consumidor, rutina y norma para mí desde hace 3 años.

  • Luz. La electricidad de casa la pagamos a la cooperativa de energías renovables Som Energía, igual que otras 22.000 socias.  “Apadrino” otros 4 contratos de familiares.
    • Coste extra: 100€ de participación como cooperativista, se recuperan si te vas.
    • Beneficios: Mismo precio, mejor servicio, 0 problemas. Mayor sostenibilidad social, económica y medioambiental.
  • Banca. Mi nómina, mi cuenta y mis tarjetas principales están en banca ética, Triodos.
  • Alimentación, supermercado. Un 30-40% de la compra mensual viene de una cooperativa de agricultura ecológia y comercio justo de Ourense, Daiquí.
    • Coste extra: Los productos ecológicos son algo más caros, dicen, aunque con una dieta sin carnes rojas, el coste de la cesta de la compra mensual baja.
    • Beneficio: Mayor sostenibilidad social y medioambiental. Productos cultivados a cientos y no miles de kilómetros. Mejor sabor. Pedido por internet, nos lo traen a casa.
  • Transporte. Uso mínimo del coche en el día a día. Cojo el bus o me doy un paseo de 2kms para ir a trabajar (en Zaragoza era usuario diario de BiZi y tranvía). A Vigo, Coruña y Pontevedra, en tren siempre que viajo solo.
    • Coste extra: Horarios restringidos por el transporte público.
    • Beneficio: Ahorro económico y menores emisiones CO2. Caminar es salud gratis.

Otras costumbres:

  • Beber agua del grifo, en casa y fuera. El agua embotellada ocasiona enormes costes medioambientales y económicos por su envasado y transporte. El agua es un bien común escaso, debemos cuidarlo.
  • Reducir al máximo el consumo de carnes rojas. La cría intensiva de ganado es extremedamente ineficiente, por sus requisitos de agua y terrenos para pasto. En casa no compramos ni cocinamos carnes rojas, sólo la consumimos fuera y de vez en cuando.
  • Subir y bajas por las escaleras, nada de ascensor. Vivimos en un cuarto. 4 pisos arriba y abajo un par de veces al día, implica ahorro energético, económico y vida saludable.

Cuando alguien se queja de la banca, le pregunto dónde guarda su dinero. Cuando lo hace de las eléctricas, a quién le paga la factura de la luz.

Menos palabras, más acción, mejores resultados. Todo cambio empieza por uno mismo.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *